Donaciones

Notas

El 30 de octubre y la victoria de Raúl Alfonsín

Por: Pedro Calvo*

Había dos propuestas en el escenario electoral de 1983. Dos miradas opuestas sobre el pasado y como consolidar la Democracia.


Hay días que el sol amanece distinto, ese día fue el 30 de octubre. Hay días que sentimos, pensamos y decidimos distinto, ese día fue el 30 de octubre. Hay días que cambian el sentido de la historia, ese día fue el 30 de octubre. Significó el 30 de octubre un clivaje en nuestra historia. La década del ’70 había dejado su huella en la Argentina y el mundo de enfrentamientos y luchas fratricidas. Importantes sectores políticos y sociales no pueden, aún hoy, eludir su responsabilidad ante la barbarie del siglo XX. Quienes ante una débil tradición democrática y racional levantaron un discurso y una práctica del mal absoluto. Los mismos que buscaron sumergirnos en la hoguera de la historia, defendiendo una vida trágica de lunes a lunes. El terrorismo de estado mostró su rostro en los desaparecidos y en una cultura del silencio y el no te metas. Levantar banderas de libertad, tolerancia y paz significaba, infinidad de veces, predicar en el desierto. Era un Cambio en Paz la consigna de los radicales en 1973, tiempos que se oían con intensidad los tambores de la violencia y la confrontación.

Había dos propuestas en el escenario electoral de 1983. Dos miradas opuestas sobre el pasado y como consolidar la Democracia. El partido Justicialista reconocía la validez de la ley 22.924, autoamnistía militar. Su propuesta era negociar con el poder militar la transición democrática. No juzgar, ni condenar las violaciones a los derechos humanos. La otra opción era de la Unión Cívica Radical que sostenía la nulidad absoluta de la ley de autoamnistía. Su propuesta era la del Nunca Más a la impunidad del terrorismo de estado en Argentina. Más que una salida electoral, Alfonsín proponía y representó una entrada a la vida.

Se iniciaba el 30 de octubre un nuevo ciclo histórico que dejaba atrás 50 años de interrupciones constitucionales, con gobiernos civiles débiles alternando con gobiernos autoritarios. Aprueba el Congreso de la Nación un 22 de diciembre de 1983, la ley 23.040 que expresa: “Derógase por inconstitucional y declárase insanablemente nula la ley de facto 22.924…”

Raúl Alfonsín llega al gobierno invocando el Preámbulo de la Constitución Nacional.  El Juicio a las Juntas Militares, la CONADEP, la conformación de una Corte Suprema prestigiosa e independiente, el Plan Alimentario Nacional, el II Congreso Pedagógico Nacional, el Plan de Alfabetización, la reorganización de las universidades bajo los principios de la reforma universitaria, el Consenso de Cartagena, el Grupo de los Seis por la Paz y el Desarme, el tratado de Paz y Amistad con Chile -solución mediante una consulta popular al conflicto del Beagle-, la integración con Brasil mediante la declaración de Foz de Iguazú,  el proyecto de democratización de la ley sindical, el Plan Austral, el autoabastecimiento energético, el Consejo de Consolidación de la Democracia, la patria potestad compartida, el divorcio vincular, el proyecto de traslado de la Capital Federal,  y la propuesta de Parque Norte fueron algunos de los proyectos del gobierno radical. Sueños y realidades, frustraciones y oportunidades, avances y retrocesos.

Hoy, los argentinos definimos a Alfonsín como el padre de la Democracia. Su visión estratégica de estadista y su liderazgo democrático es reconocido, aún, por muchos de sus adversarios políticos. Garantizó la vigencia de los Derechos Humanos del presente y para el futuro. Hay un tiempo histórico cuando la confianza en la vida ha desaparecido, aparece el que se anticipa. El que ejerce una crítica desde un sitio y una conciencia precursora. Aquel que denuncia y busca demoler lo intolerable de la barbarie, señala lo que debe quedar atrás y marca el camino de lo nuevo que tiene que emerger. Ese hombre fue Raúl Ricardo Alfonsín.

(*) Abogado recibido en la Universidad Nacional de Buenos Aires. En 1997 fue elegido presidente de la Unción Cívica Radical de la Ciudad de Buenos Aires. Se desempeñó como presidente del instituto de instituto de investigaciones políticas, Económicas y sociales Julio Saguier. Diputado Nacional (MC). Autor del libro “El radicalismo en tiempos de oscuridad” 

 

Compartir:

Comentarios

  • Muy importante!!!hay que seguir con estos artículos históricos para no permitir ni olvido ,ni perdón ,para los que se adueñan de los hechos con un relato mentiroso.Utilizando una técnica fascista!!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Las más leídas