Donaciones

Notas

Angeloz, Tiempo Radical en Córdoba

Por:  Alfredo Javier Orgaz

El 30 de octubre de 1983, con el triunfo de la Unión Cívica Radical se terminaba un ciclo oscuro de la decadencia para emprender de inmediato el camino de la construcción de la democracia de los argentinos.


Fue entonces que el radicalismo de Córdoba, con el prestigio de los gobiernos ejemplares de Sabattini, Del Castillo y Páez Molina, asumió el desafío de colocar a Córdoba en su misión histórica de adalid del federalismo, de la democracia y la libertad, integradora de una Argentina interior con fuerte vocación americanista.

En ese contexto político provincial, el Dr. Eduardo Angeloz surge, mediante un consenso de todas las expresiones políticas internas del partido, candidato a gobernador de la provincia secundado por el Dr. Edgardo Grosso, triunfando en las elecciones con el 55 por ciento de los votos. asumiendo la gobernación de la provincia el 12 de diciembre de 1983.Tamaña responsabilidad, llevo al Dr. Angeloz en calidad de político y gobernante a realizar  los esfuerzos necesarios para alentar un clima de convivencia y entendimiento con todas las expresiones políticas populares y con todos los sectores representativos del que hacer provincial: eran tiempos de la búsqueda de los consensos necesarios no por una cuestión electoral, sino para inicial el camino de la reparación que implicaba resguardar celosamente el camino de la legalidad y estabilidad institucional para los futuros tiempos en nuestra provincia.

Con la asunción de Angeloz como gobernador, se inicia una etapa de grandes realizaciones en beneficios de los derechos del pueblo, administrando eficientemente los recursos de la sociedad y  ejerciendo una gran capacidad para generar las condiciones necesarias que permitieron el crecimiento y bienestar de los Cordobeses.

En los primeros tiempos del gobierno de Angeloz, se puso en marcha un programa de gobierno basado en la moralidad administrativa, en restaurar la justicia, la paz y protección de los derechos humanos, en la organización territorial y desarrollo humano, en el respeto de la autonomía municipal, en la promoción y fomento del cooperativismo, en el desarrollo de un política de salud como prioridad del gobierno, “porque no solo constituye un derecho natural y constitucional, sino porque fundamentalmente no habrá desarrollo posible a partir de un hombre enfermo”. También constituyeron las bases de los primeros tiempos del gobierno de Angeloz la puesta en marcha de programas de construcción de viviendas: “el derecho constitucional a la vivienda digna no se concreta a partir de la simple provisión de un techo o cobijo, exige la prestación de un nivel de servicios habitacionales que incluye la vivienda, la infraestructura y los servicios, con énfasis en los equipamientos educacionales y sanitarios” .

En un capítulo aparte, hay que recordad la política social implementada por el gobierno de Angeloz desarrollada conforme a los contextos sociales de aquellos tiempos. A fines de 1983, cuando el radicalismo asumía la gobernación,  heredo  una provincia devastada económicamente, intencionalmente pero más que todo moralmente. Córdoba no podía distribuir lo que no tenia, entonces a comienzos de 1984 se concentraron los pocos recursos que se tenían para satisfacer a los más necesitados, a la franja social más desprotegida, que eran los niños: con una concepción de ética solidaria y con una visión humanitaria a futuro se crea el PROGRAMA PAICOR. Con el citado programa se logro desarrollar una política social que, con la participación de la comunidad y de sus instituciones, brindaba tratamiento  integral y orientación a la familia, a los fines de evitar su desintegración el desarrollo de conductas antisociales o el desarraigo de su medio.

Bajo la órbita de la política social, se implementaron programas para consolidar laboralmente el núcleo familiar a través de la creación de bolsas de trabajo, proporcionar apoyo técnico y económico para la solución  del problema de la vivienda, programas de hogares de días para la tercera edad como así también subsidios a la vejez e invalidez, entre otros programas.

La concepción de la política social desarrollada bajo el gobierno de Angeloz, se basaba en sumar los esfuerzos políticos y los técnicos, para que el Estado tuviese las herramientas para elevar el nivel social de sus habitantes: de nada valían los progresos de la tecnología, de los conocimientos técnicos si no era para mejorar la calidad de vida de los que no tenían agua potable, a los que les faltaban una vivienda o a los niños que comían por sorteo. El conocimiento iba de la mano de una visión de la solidaridad para generar las posibilidades de mejorar al conjunto de la sociedad.

Otro rasgo característico del gobierno de Angeloz, fue  “la visión abierta al mundo” plasmado en la creación del Ministerio de Comercio Exterior de la provincia construyendo nuevas relaciones comerciales para tanto el Estado como para los empresarios cordobeses.

Y como no recordar, el 82% móvil de nuestros jubilados, la creación del Consejo económico social, del consejo de los partidos políticos, de la reforma Penal  y de las innumerables obras a lo largo y ancho de nuestra provincia.

Dicho todo esto, podemos afirmar que Eduardo Angeloz fue un verdadero estadista, que siempre tuvo la capacidad de transformar en realidades la brillantez de su pensamiento, era un estadista de ley porque nunca se quedo en el discurso por el discurso mismo, sino que lo transformo en hechos, en realidades y porque tenía una claro concepto de lo que era la modernización, entendida como una verdadera transformación: “es un requisito para volver hacer posible la convivencia de los tres valores que inspiraron el compromiso político de 1983: libertad, justicia y solidaridad”. El mejor estadista es el que tiene la capacidad de administrar todos los días.

Eduardo Cesar Angeloz fue un hombre austero, un político clásico, históricamente, fue un hombre de PARTIDO. Ha escalado todas las instancias partidarias, desde presidentes de los comités juveniles hasta presidente del partido, desde senador provincial, senadora nacional, gobernador y candidato a presidente de la Nación. La política o el mundo de la política para Angeloz no fue una improvisación, fue una ACTITUD VOCACIONAL., aquel que se sentía y quería estar siempre cerca de sus representados y por eso siempre le dio un valor trascendental y significativo a lo que es nuestro partido: es el lugar en donde desde la persona más encumbrada hasta el afiliado más humilde, pueden conversar y opinar de todas las cosas que hacen a la realidad política.

Nuestro partido tiene más de cien años y ha pasado por momentos de grandeza. Pudo en algún  tiempo como en 1983 convertirse en el vocero de lo que le preocupaba al país y en otros en donde hemos quedado desfasado de la realidad. Pero la UCR debe seguir el camino de la búsqueda permanente de ocupar su lugar en el espectro político, ya que es esa cuota de moderación, de sentido común, de sentido democrático: ”en los momentos más difíciles, mas arduos, siempre hay alguien que está tratando de mejorar la caligrafía y ensayando escribir un poco mejor ”. (Marcel Proust novelista francés)

 

(*) Vicepresidente provincial  Línea Córdoba

 

 

 

 

 

Compartir:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las más leídas