Alfonsín para nosotros y para nuestra posteridad

«Sigan a las ideas no sigan a los hombres”, reza la frase del Dr Raúl Alfonsín, que vemos en remeras de la juventud o tatuados en la piel, a lo largo y ancho de todo el país.

51

Pero, ¿que hace que los jóvenes sigamos y hasta casi veneremos a una persona que no tuvimos la suerte de conocer? Caló tan hondo en los hombres de la generación del 83, quienes se encargaron de transmitirnos una y otra vez su legado ético y democrático, la correlación entre el ser y el deber ser, que hoy cada uno de los que nacimos en democracia levantamos las banderas de la libertad y la igualdad, con el mismo fervor que levantaron la celeste y blanca, tantos argentinos aquel 30 de octubre de 1983.

Cuando profundizamos sobre sus acciones, es difícil no sentir su liderazgo, como si aún estuviera presente, su valentía para enjuiciar a las juntas militares, su compromiso con los derechos humanos, Y no de escenario, compromiso real, su defensa por la libertad y la igualdad. Su visión estratégica de la inclusión del país en el contexto mundial, hacen que hoy sea reconocido por todos como el «Padre de la Democracia» y un gran estadista.

Su convocatoria a una convergencia democrática, nos marca la importancia de reconocer al que piensa distinto, a no callarlo, a buscar puntos de encuentro, esos puntos de encuentro que tanta falta nos hacen en la actualidad, y que quienes tenemos responsabilidad política, debemos asumir ese compromiso de la búsqueda de consensos, poniendo siempre lo colectivo por sobre lo personal.

Raúl Alfonsín fue el líder que necesitó nuestro país, para salir de la época de oscuridad y dar paso a la vida y la paz, liderazgo que necesitamos en estos tiempos de grieta en la argentina.

Que su recuerdo no sea solo una añoranza, ya nos marcó el rumbo, debemos tener la valentía de asumir el compromiso sabiendo de dónde venimos, pero sin miedo al futuro, a tomar las riendas, a lograr acuerdos.

Tenemos deudas pendientes y mucho que fortalecer, pero acá estamos, somos muchos los jóvenes comprometidos para mantener vivo su legado y aceptar su desafío de apropiarnos de la política y hacer de ella un sinónimo de convivencia, para nosotros, para nuestra posteridad y para cada uno que quiera vivir en DEMOCRACIA PARA SIEMPRE.

(*) Concejal y dirigente de la Unión Cívica Radical de la Provincia de corrientes.